Para hablar de medicina... sin complicaciones...

Aqui hablamos de Medicina sin jeroglificos, tratando de explicar y hacernos entender... enfasis en Neurociencias pero si hay que hablar de otras ramas medicas, pues lo hacemos...!!! Bienvenidos y gracias por estar...!!!

martes, 5 de julio de 2011

EL SINDROME DE LA MUJER MALTRATADA





Dolorosamente se deben escribir lineas para ilustrar situaciones que pueden tener soluciones especializadas en la Medicina y la Psicologia, lamentablemente tomandocomo marco situaciones que han sucedido y marcan a fueego a una sociedad, rogando a todos los que conozcan casos similares los DENUNCIEN e insten a sus victimas a hacerlos de propia manera, ya que segun los juristas en estos casos solamente se puede proceder en casos de denuncia personal.

ALGUNOS CONCEPTOS PREVIOS

Antes de empezar, quisiera aclarar algunos conceptos. La violencia domestica es cualquier tipo de violencia ocurrida dentro del hogar sin importar genero o edad. Sin embargo, cuando hablamos de violencia de género nos referimos exclusivamente a la violencia que se ejerce hacia las mujeres por el hecho de serlo, e incluye tanto malos tratos de la pareja, como agresiones físicas o sexuales de extraños, mutilación genital, infanticidios femeninos, etc. Todo acto de violencia basado en la pertenencia al sexo femenino que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para la mujer, inclusive las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública o privada (“Artículo 1 de la Declaración sobre la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Naciones Unidas, 1994). Incluso, algunos autores han dicho que al hablar de violencia de género se abarcan todos los actos mediante los cuales se discrimina, ignora, somete y subordina a las mujeres en los diferentes aspectos de su existencia, afectando de manera fisica o psicologica su libertad, dignidad, seguridad, intimidad e integridad moral y/o física.

DE QUE TIPOS DE VIOLENCIA HABLAMOS?

La violencia física es aquella que puede ser percibida objetivamente por otros, que más habitualmente deja huellas externas. Se refiere a empujones, mordiscos, patadas, puñetazos, etc, causados con las manos o algún objeto o arma. Es la más visible, y por tanto facilita la toma de conciencia de la víctima, pero también ha supuesto que sea la más comúnmente reconocida social y jurídicamente, en relación fundamentalmente con la violencia psicológica.

La violencia psíquica aparece inevitablemente siempre que hay otro tipo de violencia. Supone amenazas, insultos, humillaciones, desprecio hacia la propia mujer, desvalorizando su trabajo, sus opiniones... Implica una manipulación en la que incluso la indiferencia o el silencio provocan en ella sentimientos de culpa e indefensión, incrementando el control y la dominación del agresor sobre la víctima, que es el objetivo último de la violencia de género.Dentro de esta categoría podrían incluirse otros tipos de violencia que llevan aparejado sufrimiento psicológico para la víctima, y utilizan las coacciones, amenazas y manipulaciones para lograr sus fines. En estos casos podria citarse a la llamada violencia “económica”, en la que el agresor hace lo posible por controlar el acceso de la víctima al dinero, tanto por impedirla trabajar de forma remunerada, como por obligarla a entregarle sus ingresos, haciendo él uso exclusivo de los mismos (llegando en muchos casos a dejar el agresor su empleo y gastar el sueldo de la víctima de forma irresponsable obligando a esta a solicitar ayuda económica a familiares o servicios sociales).

Otros tipos de violencia son la violencia “social”, en la que el agresor limita los contactos sociales y familiares de su pareja, aislándola de su entorno y limitando así un apoyo social importantísimo en estos casos; la violencia sexual que se ejerce mediante presiones físicas o psíquicas que pretenden imponer una relación sexual no deseada mediante coacción, intimidación o indefensión segun citan Alberdi y Matas. Esta ultima, aunque podría incluirse dentro del término de violencia física, se distingue de aquella en que el objeto es la libertad sexual de la mujer, no tanto su integridad física. Esta violencia de tipo sexual incluso era considerada como "normal" dentro del matrimonio, pero hoy en dia desconozco si la justicia ha cambiado este concepto al respecto.

QUE DICE LA LEGISLACION PARAGUAYA AL RESPECTO?

Consultada al respecto, la Abogada Liz Nuñez (@liznunez) comenta que el maltrato fisico es un delito de accion penal PRIVADA tipificado en el Articulo 17 Inciso 1 del Codigo Procesal Penal lamentablemente penado solamente con 180 dias de carcel o multa. Ademas SIEMPRE debe ser a instancias de la victima, de nada sirve que un tercero denuncie el hecho, no puede intervenirse de por si, si la propia victima no denuncia el maltrato.

ALGUNAS CARACTERISTICAS DEL SINDROME

Es muy comun que la gente, principalmente la propia victima o su entorno familiar, atendiendo a presiones sociales (el "que diran" por ejemplo) justifique y se trate de dar explicación a este tipo de violencia atendiendo a: características personales del agresor (trastorno mental, adicciones), características de la víctima (masoquismo, o la propia naturaleza de la mujer, que “lo busca, le provoca, es manipuladora…”), circunstancias externas (estrés laboral, problemas económicos), celos (“crimen pasional”), la incapacidad del agresor para controlar sus impulsos, etc. Además existe la creencia generalizada de que estas víctimas y sus agresores son parejas mal avenidas (“siempre estaban peleando y discutiendo”), de bajo nivel sociocultural y económico, inmigrantes… Es decir, diferentes a “nosotros”, por lo que “estamos a salvo”.

Aquellos hombres que son alcohólicos y maltratan a sus mujeres, sin embargo no tienen, en su gran mayoría, problemas o peleas con otros hombres, con su jefe o su casero.  El estrés laboral o de cualquier tipo afecta realmente a mucha gente, hombres y mujeres, y no todos se vuelven violentos con su pareja.  

En el fondo, estas justificaciones buscan reducir la responsabilidad y la culpa del agresor, además del compromiso que debería asumir toda la sociedad para prevenir y luchar contra este problema.

QUE ES EL SINDROME PROPIAMENTE DICHO?

Lenore Walker definió el Ciclo de la violencia a partir de su trabajo con mujeres, y actualmente es el modelo más utilizado por las/los profesionales. El ciclo comienza con una primera fase de Acumulación de la Tensión, en la que la víctima percibe claramente cómo el agresor va volviéndose más susceptible, respondiendo con más agresividad y encontrando motivos de conflicto en cada situación.La segunda fase supone el Estallido de la Tensión, en la que la violencia finalmente explota, dando lugar a la agresión. En la tercera fase, denominada de “Luna de Miel” o Arrepentimiento, el agresor pide disculpas a la víctima, le hace regalos y trata de mostrar su arrepentimiento. Esta fase va reduciéndose con el tiempo, siendo cada vez más breve y llegando a desaparecer. Este ciclo, en el que al castigo (agresión) le sigue la expresión de arrepentimiento que mantiene la ilusión del cambio, puede ayudar a explicar la continuidad de la relación por parte de la mujer en los primeros momentos de la misma.

Este ciclo pretende explicar la situación en la que se da violencia física, ya que la violencia psicológica no aparece de manera puntual, sino a lo largo de un proceso que pretende el sometimiento y control de la pareja.

Dos autores, Walker y Dutton, definieron como nadie el síndrome de la mujer maltratada. Ellos dijeron que este sindrome sucede como una adaptación a la situación aversiva caracterizada por el incremento de la habilidad de la persona para afrontar los estímulos adversos y minimizar el dolor, además de presentar distorsiones cognitivas, como la negación o disociación; por el cambio en la forma de verse a sí mismas, a los demás y al mundo. También pueden desarrollar los síntomas del trastorno de estrés postraumático, sentimientos depresivos, de rabia,  baja autoestima, culpa y rencor; y suelen presentar problemas somáticos, disfunciones sexuales, conductas adictivas y dificultades en sus relaciones personales. Algunos autores equiparan estos efectos al trastorno de estrés postraumático, cuyos síntomas y características, sin duda, aparecen en algunas de estas mujeres: re-experimentación del suceso traumático, evitación de situaciones asociadas al maltrato y aumento de la activación. Estas mujeres tienen dificultades para dormir con pesadillas en las que reviven lo pasado, están continuamente alerta, hipervigilantes, irritables y con problemas de concentración. Además, el alto nivel de ansiedad genera problemas de salud y alteraciones psicosomáticas, y pueden aparecer problemas depresivos importantes.

Marie-France Hirigoyen  diferencia entre dos fases en las consecuencias, las que se producen en la fase de dominio y a largo plazo. En la primera fase, la mujer está confusa y desorientada, llegando a renunciar a su propia identidad y atribuyendo al agresor aspectos positivos que la ayudan a negar la realidad. Se encuentran agotadas por la falta de sentido que el agresor impone en su vida, sin poder comprender lo que sucede, solas y aisladas de su entorno familiar y social y en constante tensión ante cualquier respuesta agresiva de su pareja. En la segunda, la de las consecuencias a largo plazoson aquellas etapas por las que pasan las víctimas a partir del momento en que se dan cuenta del tipo de relación en la que están inmersas. Durante esta ultima fase, las mujeres pasan un choque inicial en el que se sienten heridas, estafadas y avergonzadas, además de encontrarse apáticas, cansadas y sin interés por nada.

COMO SE TRATA A LAS MUJERES CON ESTE SINDROME?

El tratamiento de este sindrome es complejo. En muchas ocasiones es necesaria una intervención previa, que la mujer pase por un período de reflexión y quizá varios intentos de salir de esa relación violenta, con ayuda terapéutica o sin ella, hasta que tome la decisión definitiva. A partir de entonces, el apoyo psicológico se centrará en varios aspectos, valorando previamente las necesidades y demandas individuales de cada paciente.Se deben evaluar cuáles han sido las secuelas concretas que ha dejado la situación vivida en esa persona, y graduarlas para establecer un orden para el tratamiento.

Algunas de las intervenciones más habituales y básicas para su recuperación serían la información sobre la violencia de género, causas y origen, mitos, etc., la reducción de la activación y la ansiedad en las formas en que se manifieste (insomnio, agorafobia, crisis de pánico, etc).y el fomento de la autonomía, tanto a un nivel puramente psicológico, a través de un cambio de ideas distorsionadas sobre sí misma y el mundo, como a nivel social, económico, etc, orientándola en la búsqueda de empleo, recuperando apoyos sociales y familiares,…

No obstante, el principal camino para acabar con la violencia de género SIEMPRE es la prevención. Esto incluye, por supuesto, un cambio global en la forma de ver las relaciones entre mujeres y hombres, un cuestionamiento de los roles sociales y estereotipos, del lenguaje, etc. Estos cambios deben partir de las personas adultas con el objetivo de que se transmitan eficazmente a niños y niñas. 

Ante cualquier sospecha de VIOLENCIA DE GENERO no duden en recurrir a sus unidades fiscales barriales, zonales o de su ciudad, a la Comisaria mas cercana o llamar a estos telefonos:

- Centro de atencion de victimas de violencia:  021 228518 - 021 554396 - 021 206876

- Fundacion Kuña Aty: 021 226 793 - 021 208 641

- Secretaria de la mujer: 021 450041 - 021 450036

- Comisarias definidas para atencion a mujeres: Comisaria 6º: 204876, Comisaria 7º:228518, Comisaria 15º Metropolitana: 557500; Comisaria Encarnación: 071 205043; Comisaria 4º Villarrica: 0541 42580

- Servicio de atencion a la mujer (SEDAMUR): 021  452 060/2

RECUERDEN QUE EL SILENCIO ES EL PEOR ENEMIGO DE LA MUJER MALTRATADA, PERO DE TODOS LOS SILENCIOS, EL PEOR SILENCIO ES EL SUYO MISMO.

MUJERES MALTRATADAS: DENUNCIEN A SUS MALTRATADORES Y MANTENGAN LA DENUNCIA, NO LA RETIREN, HAGANLO YA...!!! TODA UNA SOCIEDAD ESTA PRESENTE AQUI PARA DEFENDERLAS.

Gracias por la ayuda en este blog a @liznunez @antoniaarroyo @rommy_182, Roxy, @wagnercita, @vivi_verdecchia, @beligaleano, @dagogliano

4 comentarios:

  1. Excelente artículo! Sólo quisiera aclarar que es el Art. 110 del Código Penal el que tipifica el hecho punible de maltrato físico, y en realidad el Art. 17 inc. 1 del Código Procesal Penal al que se refiere el Dr.Mime es el que establece que dicho delito es de acción penal privada, es decir, su persecución penal podrá ser instada sólo por la víctima, salvo los casos en que la misma no podrá hacerlo por sí mismo, esto por ser incapaces de hecho, como ser los menores de edad, o personas que siendo mayores no pueden ejercer sus derechos por sí mismos cualquiera sea la causa.-

    ResponderEliminar
  2. Saludos Mime,

    Creo que la discusión del marco legal puede ser más amplia. Si bien es cierto que el artículo 110 del Código Penal habla del maltrato, y de que se trata de un delito de acción penal privada; el artículo 112 habla de la Lesión Grave. Las lesiones graves están descriptas en el artículo; y tienen pena privativa de libertad de hasta 10 años, y una vez que llegan a conocimiento del Ministerio Público deben ser perseguidas como delitos de acción penal pública.

    El problema no está únicamente en la precariedad de la legislación, sino también en la voluntad de las mujeres violentadas de cortar con el ciclo de la violencia; así como en la falta de una ley específica que castigue la violencia doméstica, la violencia contra la mujer o la violencia de género. La Ley 1600, de Violencia Doméstica, es una ley de protección de víctimas, pero no de castigo a los victimarios.

    Por último, la forma en cómo están redactados los artículos 111, 112 y 113 del Código Penal dejan un considerable margen de arbitrariedad para la decisión judicial.

    En otras palabras, hay instancias a las cuales recurrir con asesoramiento apropiado, para proteger a las víctimas y para sancionar al victimario, pero hay que tener voluntad y respaldo institucional para hacerlo.

    Saludos nuevamente,

    David Velázquez Seiferheld

    ResponderEliminar
  3. Muy buen artículo... Una lástima que tengamos que hablar de esto en los tiempos que corren. Ahora de momento sólo nos queda ayudar a las víctimas a denunciar y educar a los jovencitos que vienen para que no imiten los papeles de víctima ni de agresor que ven a día de hoy.

    ResponderEliminar